jueves, 2 de mayo de 2013

The bird and the sheep

Autora: Isabel Barreto
Nationality: Colombian
Degree in Business Administration
Graduate Certificate in Financial Analysis
Trainer in Occupational Training
* Series: Stories about skilled immigration and foreign professional women

Parallel to this crisis, new crisis began to emerge. In reality, Latin American countries have always been in crisis, say rather, that the crisis increased: unemployment was on the rise and paid employment decreases. I began to panic thinking about my children's bleak future and how I would gladly pay for their university’s tuitions so that they could become doctors, engineers, and architectures while driving taxis or performing low-skilled jobs not matching their career abilities or their qualifications.

I began to seek ways to travel to Canada but it was not possible. If I would travel to Australia or the U.S., I would have to learn English. I was given the opportunity to travel to Spain, a decision that I made in less than a month.  To pay for our trip, I used the money that I had saved for my daughter to go on a cruise on her fifth teen birthday. Here we are, nine years later and we have not been able to go on that cruise.

My daughter is now 24 years old, she is a sophomore at the university and wants to become a Chemical Engineer. In the past four years, she had dreamed of finishing her degree but has not been able to enroll full time at the university because she has to work.
Three months after arriving in Spain, I felt for the first time as if I was a bird coming out its nest, weal and disoriented.

I began to work as a housekeeper and was given a blue and white plaid uniform with white canvas shoes. I compared this uniform to what I used to wear when I lived in my country: gray executive suits with a tie and being the head of personnel.
I worked from 6:30 a.m. till 25:30 a.m. Indeed, it is how I write it. I worked 25 hours and 30 minutes of the next day.

I worked in a villa with four floors and five people lived in it. I had just been working for eight days, when my boss called me a native. 

He said to me, “if you cannot clean a house, go back to your country or become a whore, and by the way, with your looks you would be a good one."

I felt as if I was dying. I wanted to leave but had nowhere to go. All I could do was lower my head. I put up with the situation for seven more months till I found another job. I was fortunate enough to have found a decent family. I had to take care of three children but I was very happy. My daughter lived with me and she was able to reassume her classes at the university.

I legalized my status five years ago.  I validated my degree to Business Studies and began to work as an administrative assistant and as a telephone operator. I justified it because I had not worked for six years and had no experience in the field.

I evoked the feelings of being a bird again, but this time the bird was living in a cage and as it was set free the bird began to crash into walls, against the glass and was still weak and clumsy. That is exactly how I felt, except, instead of crashing against the glass I was crashing against the world reliving painful memories from the past. For instance, my supervisor approached me one day carrying a white envelope in his hand, and with an arrogant 
attitude commanded me to follow him to his office and said to me,

- "Isabel, we are so sorry but you did not passed the test period."

-My eyes widen and I was so surprised because I could have sworn I was doing everything that was asked off me. I left with my salary settlement and with few tears rolling down my cheeks.

I went to the apartment that I had rented to reunite with my husband and I told my daughter what had happened. She looked at me wondering, - "what are we going to do now? Rent costs 700 and we have in the bank 120 plus 350 of settlement?"

I began to work on craft projects making necklaces, bracelets by using the art of recycling.  I also made cushions made out of pieces of fabric and was able to make enough money to pay for the rent, the utilities and buy food until my daughter could find a job to help me out.

I am 49 years old and I am still taking courses in computing, telecommunications, Contaplus, Nominaplus, FacturaPlus, and Basic English.
In Spain, no company allows you to sign a contract for over a year. Well, I have acquired experience as an administrative assistant and in telemarketing. I have visited all employment and placement offices.  I filed the applications stating that I was documented or was undocumented; whether I had experience or had none; whether I was black, white or mestizo. I was told that I had to fill the blank spaces or I would not receive a phone call. After waiting for, 6, 7, 8, 9 years, I never received a call but neither did anyone else.
I have presented my craft projects and I was told," How beautiful ". " You are indeed a true artist." There is no budget for crafts it is only a volunteer job.

When I visit CEPI, or ONG, it is not because I am asking for assistance. I am not asking for freebies, I am only asking to be given the opportunity to show my craft. A technique I learned many years ago. I am not expecting to get rich I am doing it so that I can survive. But instead of feeling as if I was a bird I now feel as if I am a sheep: - I enter shorn wool and salt.
Whether I visit INEM, or whether I go to an employment agency or search the Internet for a job, I want to cry. After studying for years and with all my qualifications, the ad reads:
- An Administrative assistant is needed and I say, "Finally, the job is mine!"

Then I read, - "No more than 35 years old."
- "I am 49 years old."
The ad says, "preferably with a car.' - and I - I barely have enough money to pay the rent how can I buy a car".
As I continue to read,
-"Essential requirement, Fluent in English"
- And I barely know spanglish. I continue reading;
- "Disability greater than or equal to 33%." 

I exclaimed-aahhhhh!? And I say to that, -OK, OK, I beg for forgiveness of those who have disabilities. I have an emotional disability caused by a weary soul and a broken heart. My heart has been broken in two continents for I mourn having to leave my sons behind in my country for nine years .The shattered hopes and having reached certain age, the feeling of being undervalued, and just to know how hard I have studied to better myself all of those efforts are worth nothing. I feel impotent, incapable, or  "emotionally disabled."

The sum of all of my feelings adds up to more than 33%.
- "Who can certify that I am emotionally disable?"

I did field work, or rather, volunteer work for several organizations. I did it as a personal challenge and thus to define and visualize the weakness and the strengths of my project.
Today, thank God, I found a job in an association where I signed a contract for nine months. Although, I am optimistic not pessimistic, I keep asking myself: what will happen afterwards? Being fifty years old, will I be able to get a job?

Could I demonstrate one day, that I have studied and that I am a qualified?
Have my training been worth acquiring it? 
Was it  worth it to leave my family, my country, and my friends, in search of a more promising future?"

- As the lawyers say: "No more questions  your honor."

Brief career summary
Ana Isabel Barreto Mendoza
Graduate in Business Administration.
Training: Social Networks, Social Leadership, Introduction to Teaching Methodology, Technical and Administrative Management. I have experience as Administrative Assistant, Human Resources Administrative Assistant and Commercial customer. I have also worked as Call Center Operator, Instructor in artistic creation workshops, crafts and occupational therapy.


Autora: Rosario González
Nacionalidad: Boliviana
Licenciada en Preparación y Evaluación de Proyectos
*Serie: Relatos sobre inmigración cualificada y mujeres profesionales extranjeras

Al salir del país de origen pensamos que al otro lado del Atlántico nos espera una suerte de oportunidades para desarrollarnos como personas, además de generar recursos para nuestras familias.

Esta es una historia real, casi novelada, con algunas pinceladas de ironía, humor y gracia; trucos muy sutiles que solemos inventarnos las mujeres inmigrantes para sobrellevar la melancolía de estar tan lejos, pero tan lejos de nuestra tierra, de nuestros hijos y de nuestras familias.

Esta es la historia de Rosa: llegó a Madrid en un caluroso julio cuando, el sol parece que nunca tiene sueño y los días son tan largos y brillantes como las ilusiones de llegar a un nuevo país en busca de retos y metas. Lo que Rosa no sabía es que es muy diferente llegar a un sitio de turista a vivir como una trabajadora, pero estaba dispuesta a romper cualquier barrera para lograr sus objetivos, integrarse al  viejo mundo europeo y ser parte activa del aparato productivo de este país y de esta sociedad.

Cuando Rosa atravesó la puerta de la agencia de empleo doméstico tuvo que guardar el título bajo el brazo y en vez de hacer gala de sus estudios y profesión tuvo que sacar a relucir, sus aptitudes personales, cordialidad, paciencia, un poco de psicología y también mucho conocimiento sobre limpieza y cocina. Esto le abriría las puertas para generar su micro economía que además de permitirle una vida digna podía dar el sustento a su familia en la distancia.

Rosa no lo pensó dos veces, cualquier sitio de España, cualquier trabajo para mujer (limpieza, cocina, cuidado de niños, cuidado de ancianos), después de tantos años de estudios universitarios, después de tantos seminarios y cursillos de especialización, tuvo que optar por la fregona y la plancha, además aceptar la nueva realidad, que en la casa no tuviera un nombre, era la “chica”, la chica  del servicio.

Sin embargo estaba optimista y contenta, la gente, por la calle era cordial y considerada, por ejemplo si pregunta una dirección que no conoce, se encuentra con personas amables que le indican con lujo de detalles, le preguntan de qué país es, pero siempre dando por sentado que trabaja de “interna o externa”.

Rosa vive en España hace 5 años, tres de los cuales se dedicó a una familia con un niñito discapacitado, el trabajo era bueno, el niño de 5 años, con un mal desconocido y sin diagnóstico era encantador, no hablaba, no caminaba, apenas saltaba como un sapito, era sumamente inquieto y travieso además de no tener conciencia de los peligros, había que tener mucho cuidado con él, mucha paciencia a la hora de comer, de bañarlo, pero Rosa lo entendía muy bien había mucha interacción entre los dos. El niño discapacitado sabía muy bien quien le tenía cariño.

Dos años pasaron muy de prisa y la familia, a petición de Rosa, decidió hacerle “los papeles”. Meses más tarde cuando finalmente Rosa se encontró “legalizada” en España vivió un cambio radical en la familia del niñito, sucedían y se le exigían cosas fuera del sentido común como por ejemplo: echarle la bronca a las 12 de la noche, después de que Rosa había estado con los niños desde el desayuno hasta la cena, incluyendo hacer los deberes con la hermanita, bajar a la piscina con ambos niños, comer con ellos, sacarlos de paseo y haber estado todo el día dedicada a sus hijitos.

¿Es normal que de pronto un día le digan que tiene que cuidar a dos vecinitas que vienen de visita a la piscina del condominio? Rosa es una persona muy responsable, sabe que tres niñas traviesas e inquietas en una piscina es un riesgo para todas, para ellas, para Rosa y para las irresponsables madres que se fueron de rebajas. En fin, las condiciones cambiaron mucho a partir de los dichosos “papeles”. Rosa decepcionada se marchó a Madrid en busca de mejor destino.

Madrid es una ciudad con  mucha diversidad cultural, una actividad imparable en todos los aspectos, en Madrid hay cabida para todos los genios e ingenios, es una ciudad que atrapa, atrae, genera ilusiones, imaginación, arte… pero al mismo tiempo no deja de ser una capital con todos los problemas de ciudad cosmopolita, donde juega un papel importante el tema de la inmigración.

¿Cuántos compatriotas de Rosa han tenido que pasar por el CIES?, ¿cuántos que tienen carta de expulsión, caminan las calles temerosos?, hay polis por todas partes civiles y uniformados, da igual que sea de día o de noche, les encanta hacer batidas en los locutorios a altas horas de la noche, con la diferencia horaria con Sudamérica la mejor hora para comunicarse es a partir de las 10 de la noche, y la gente se enfrenta a la satisfacción de tener noticias de la familia, pero al mismo tiempo al temor de ser pillado por la poli por algo tan sencillo como echar de menos a la familia.

Para los inmigrantes la vida en Madrid es mucho más dura, las empleadoras son más exigentes y mecanizadas, piensan que las “chicas” del empleo doméstico son robots, inagotables, sin sentimientos, sin necesidades emocionales. Dar un contrato de trabajo o pagar la seguridad social, como es su obligación, cada vez se ve menos, son los mismos inmigrantes quienes se la tienen que pagar.

Durante este último año Rosa ha tenido experiencia con ancianos de España, un drama en todas sus formas. Los ancianos y ancianas de este país están bastante abandonados, los familiares bastante aburridos, tienen dos alternativas antes del abandono total, la residencia o la atención por parte de un inmigrante.

Por esas andaduras de la vida Rosa llegó a un pequeño y perdido barrio de Vallecas, para su sorpresa la mayoría de sus habitantes eran mayores de 80 años, a modo de pinceladas contaremos que Rosa además de tener que aceptar unas condiciones económicas y de trabajo bastante desfavorables, ha pasado por experiencias desesperantes especialmente cuando la anciana, en su demencia senil, se pone agresiva,  se niega a comer, dormir,  o tomar los medicamentos y Rosa, como muchas otras mujeres en su misma condición, debe rebuscar en su bagaje psicológico alguna herramienta convincente para aplicar con sutileza a la viejita amargada y aburrida de vivir, porque si de algo se da cuenta la anciana, es del poquísimo afecto que le tienen sus hijos y allegados,  unas visitas formales y muy de vez en cuando son suficiente tiempo dedicado a las personas mayores.

El trabajo atendiendo personas, ya sean estas ancianas o niños dignifica, es cierto, ¿pero las condiciones son dignas? Trabajos de interna con horarios interminables, incluidos los festivos, pagas insuficientes y donde para colmo, si te sales de esas reglas te prefieren fuera, porque para ese puesto habrá más inmigrantes desesperadas que aceptaran esas condiciones.

Las ilusiones cada vez se parecen más a un callejón sin salida, algunas de las habilidades adquiridas durante esta experiencia en España, podrían ser: experta en productos de limpieza, y en fregonas y experiencia en  trabajos mal pagados y poco reconocidos. ¿Volver? Es la gran pregunta que muchas de las mujeres como Rosa se hacen con frecuencia, volver con las ilusiones rotas, sin dinero, sin futuro, sin un plan de vida, Rosa no es una jovencita, ya tiene 50 años. Sin embargo, en este último año muchos inmigrantes han optado por volver.

En febrero presentó la solicitud de arraigo, después de seis meses el resultado es “no favorable”, Rosa no sabe por qué, la carta aun no ha llegado, mientras tanto no puede hacer nada, pero tiene que sobrevivir, generar ingresos.

En Bolivia Los hijos de Rosa cada mes necesitan el dinero que ella les envía para continuar con sus estudios.

Prácticamente todo un año pendiente del trámite en extranjería para intentar conseguir el permiso de trabajo que al final no llega.

Rosa actualmente es una mujer inmigrante, trabajadora y generadora de empleo en la economía sumergida en riesgo de exclusión social, busca trabajo doméstico, podría estar dispuesta a aceptar todas las condiciones: sueldo bajo, sin derecho a salidas, sin medias pagas, sin seguridad social y con las siguientes cualidades: mucha cordialidad, paciencia, buena cocinera, excelente en limpieza y plancha sin cesar hasta la medianoche si es preciso.

Si la vida te da limones…

Autora: Gabriela Ríos
Nacionalidad: Mexicana
Profesora de Inglés
Licenciada en producción y dirección de televisión
*Serie: Relatos sobre inmigración cualificada y mujeres profesionales extranjeras

Siempre fui muy  perseverante  para conseguir mis metas, incluso hice realidad el famoso sueño americano cuando me fui a vivir a los  Estados Unidos y  pensé que si  un inmigrante lograba triunfar en el país más competitivo del mundo, entonces también lo podría hacer en España.  Así que en un momento de ingenuidad en esa búsqueda constante de retos, decidí cruzar el charco creyendo que podría hacer realidad otro sueño profesional sin imaginarme nunca que se convertiría en una pesadilla.

 Siempre me gusto estudiar y fui la mejor de mi clase.  Actualmente  mi trabajo no tiene nada que  ver con mis estudios  y  mi experiencia profesional;  no tengo horario ni sueldo fijo y aunque mis honorarios siguen bajando, mis obligaciones fiscales siguen en subiendo. Como autónoma no tengo derecho al paro, ni mucho menos a resfriarme porque significa un día menos de pago. Pero es lo que hay, así que llevo  varios años haciendo de limones una limonada como dice el dicho.  

Y luego vino la crisis, palabra que me tiene  harta, como si no fuera suficiente haberla escuchado toda mi vida porque en países como donde yo nací, la crisis no es pasajera, sino constante así que uno aprende a sortearla desde muy joven.  Pero aquí los pone a todos nerviosos y  siempre te borran la sonrisa. Un simple retraso de autobús puede ser una chispa que enciende los ánimos ya caldeados de la gente, terminando  siempre los inmigrantes  teniendo  la culpa de todo lo que pasa en este país. 
Pues que me hago ciudadana española a ver si  así me ven distinto, pero no, para todos sigo siendo “la mexicana”.  Lo único diferente es que ahora tengo un documento nacional de identidad que realmente no me ayuda en nada porque el trabajo esta escaso para todos, no hay plazas suficientes en las guarderías públicas ni para los niños españoles como el caso de mi hijo ya nacido aquí.
Poco  a poco  los sueños profesionales van quedando  atrás, la única realidad  que tienes ahora  es trabajar sí o sí para que la mitad de tu sueldo pague la guardería y la otra mitad al  alquiler.  Por supuesto, mi condición de nueva ciudadana española tampoco  me da la seguridad que me pide un banco para poder proveer a mi hijo de  una necesidad  tan básica como  es una vivienda digna y estable.

Luego a esta  frustración hay que añadirle el sentimiento de culpa por no estar entre los  5 millones de parados y  sentirme afortunada de que al menos tengo limones, pero tanta limonada  te amarga y te corroe la autoestima, así que empiezas a estudiar otras posibilidades.

Te entran las dudas y te preguntas constantemente qué estás haciendo aquí, te sientes olvidada por la familia que dejaste en tu país y ajena al lugar donde vives. Para muchos el retorno es una opción, pero ya eché raíces y arrancarlas es un proceso igual de doloroso, así que no queda de otra que seguirle haciendo frente a las dificultades como regresando  a la universidad para estudiar una carrera completamente diferente y esperar  que la vida esta vez en lugar de limones me dé tequila y sal.